Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

La villa de Santa Claus y sus relojes

Publicado en 18 Junio 2013 por Los relojes Invicta in relojes, relojes para hombre, relojes para mujer, relojes invicta

La villa de Santa Claus y sus relojes

Uno de mis peores trabajos ha sido el de trabajar en la villa de santa clos. Bueno en una de mentiras que estaba montada en un parque, cerca del centro comercial más grande de la ciudad era nefasto. Mi primer pago me lo dieron en relojes, pues no tenían efectivo en ese momento, igual le saqué un poco más de lo que me correspondía, así que me convino.

Recuerdo que nuestra primer tarea fue armar la villa, bueno construirla, cortar la madera, pintarla, lijarla, poner esmalte a algunas cosas, eso fue lo más divertido pues no teníamos presión de trabajar. Cada quien llegaba dejaba sus relojes invicta a un lado, bueno quien tuviera y se ponía a trabajar, podíamos poner la música que no fuera navideña. Después ya no podíamos poner la música que nos gustaba, pues abrimos y teníamos que dejar el compact disc de 14 canciones navideñas. catorce canciones para un turno de ocho horas fue la tortura más grande de todos los tiempos, escuchábamos el compact disc como cien veces por día y el empleo duró dos meses, eso da como miles de reproducciones del disco. Al final nos pagaron con varios relojes invicta cada quien y los tuvimos que vender afuera, esa parte no me molestó pues así ahorrar un poco ese dinero ganado, que si fue buena paga.

Recuerdo el santa clos que trabajaba en esa villa del parque, era un señor que todas las navidades trabajaba en eso, él era el más nefasteado de todos, nosotros nos quejamos por la música, pero el llevaba casi 20 años vistiéndose de santa clos, poniéndose esa barba y peluca de color blanco, inyectando relleno de sabe que para aparentar ser gordo como el original santa clos, lo que sumaba calor. Ponerse las botas y aguantar a niños berrinchudos. Eso si era aguante. Lo que lo hacía resistir era que lo hacía para ayudar a la tienda de relojes de su padre, que en esas fechas siempre necesitaba un poco más de promoción para que la gente la visitara. Él santa clos entregaba un folleto de la tienda a los niños después de que hacían sus peticiones, pensando en que los padres después fueran a comprar relojes para regalar en navidad. Sí funcionaba bastante esa estrategia.

Uno de los trabajadores de santa clos hizo su propio negocio sin que nadie se diera cuenta, en teoría la entrada era gratuita, pero él chico empezó a cobrar discretamente la entrada a un dólar y los niños y padres creían que era correcto pues no había ningún letrero que indicara que era gratuita la entrada. Al final sacó como mil dólares, de hecho yo lo sé porque lo vi contando el dinero, hasta con los demás empleados fue muy discreto pues nadie se dió cuenta. A mí no me importo pues yo tenía otras cosas en mente, pensando en trabajar en otras villas en otros países.

Comentar este post